Seleccionar página

Negligencias médicas habituales en Ictus Cerebral

A lo largo de los muchos años que llevamos dedicados a las negligencias médicas con resultado de daños cerebrales en Aguirre abogados hemos podido comprobar que hay ciertas pautas de comportamiento negligentes que suelen repetirse.

Se trata de negligencias que podrían evitarse con unas campañas de difusión dentro del sistema sanitario que salvarían vidas y evitarían daños graves.

La mayor parte de ictus cerebrales son ictus isquémicos, estos se producen cuando un trombo colapsa un vaso sanguíneo cerebral. Nos centraremos en este tipo de ictus, el isquémico.

Ictus transitorios o AIT.

El Accidente isquémico transitorio supone la detención del flujo sanguíneo al cerebro por un periodo de tiempo limitado, puede ser de minutos o de horas. Los síntomas del accidente isquémico son exactamente los mismos que el de un ictus establecido.

Esta situación temporal no debe ser tomada como un ictus menor, todas las guías son claras al respecto al Ictus temporal, debe tratarse con la misma importancia que un ictus establecido.

Habitualmente estos síntomas se producen en el domicilio o trabajo del paciente, y cuando se acude al centro de salud o al hospital han desaparecido.

Si en ese momento se realiza una prueba de fuerza leve el resultado será de normalidad, pero se estará cometiendo un grave error, ya que el diagnóstico debe hacerse sobre anamnesis anterior y remitir al paciente al equipo de neurología, quienes podrán diagnosticar si se trata de un ictus.

Lamentablemente en nuestro trabajo diario hemos visto muchas altas tras un Accidente Isquémico transitorio.

El problema en estos casos es que un ictus transitorio es el aviso de un ictus definitivo, que puede evitarse y además sin ningún tipo de secuelas ya que la desaparición de síntomas significa que el cerebro no ha sido dañado.

TAC Negativo.

Otra de las negligencias habituales con las que nos encontramos son los supuestos en los que pasada la primera barrera de los síntomas, comentadas más arriba, la persona encargada de urgencias decide hacer un TAC, tal y como indica el protocolo, y el resultado es negativo.

El TAC en las primeras 24 horas del Ictus sólo sirve para establecer si estamos ante un Ictus hemorrágico (rotura de vaso sanguíneo) o isquémico, pero no para descartar un ictus.

Un TAC negativo no permite descartar un ictus isquémico durante las primeras horas, otorgar un alta médica basado en un TAC negativo es un error diagnóstico.

La solución para todos estos problemas es remitir al paciente al servicio de neurología más cercano, siempre que haya sospecha de ictus.

Adolfo Aguirre. Abogado.